Está usted en: Divulgación sanitaria -> Prevención

Al año se realizan unas 150.000 intervenciones con estos propósitos

9.000 médicos realizan intervenciones de cirugía estética sin titulación oficial

Unos 9.000 médicos realizan intervenciones de cirugía plástica, estética y reparadora en España sin la titulación oficial, que requiere un periodo de residencia de cinco años, según ha denunciado el nuevo presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE), el doctor Miguel Chamosa Martín.

Para este experto, sólo los especialistas en este campo deben ejercer la cirugía plástica y alude a la sentencia del Tribunal Supremo 15/07/05 que recogía que "la cirugía estética es una faceta más del ámbito de actuación que corresponde a los médicos que ostentan el título oficial de especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora".

"Soportamos una cantidad de actuaciones de otros médicos que hacen sus pinitos", ha señalado Chamosa Martín, quien ha lamentado que exista la creencia de que "cualquier médico puede hacer de todo".

Y es que, tal y como establece la SECPRE, esta especialidad no equivale a cursos, máster o talleres de cirugía estética, ya que éstos no proporcionan el entrenamiento, la formación ni la duración suficiente para la cualificación que se requiere para ejercer esta especialidad.

En este sentido, el presidente de la SECPRE ha puesto como ejemplo la regulación establecida en el campo de la Odontología, donde "nadie" que no sea dentista "se atreve" a quitar, por ejemplo, una caries. "La Ley de regulación de la cirugía estética en España es una demanda que no se ha cumplido", ha lamentado.

Decálogo de consejos para el paciente

Los especialistas recomiendan a los pacientes que estén pensando en someterse a una operación de cirugía estética exigir al médico el título oficial de especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Asimismo, el decálogo de consejos de la sociedad establece que, desde la primera visita, el paciente sea explorado, valorado e informado por el cirujano plástico que le vaya a operar, y que éste desconfíe de las visitas informativas gratuitas y ofertas comerciales.

Además, la intervención debe realizarse en un centro hospitalario o clínica que disponga de todos los recursos necesarios para atender a cualquier posible situación de emergencia. Además, debe hacerse en un quirófano y con todas las medidas higiénicas y de seguridad correspondientes.

Estos expertos aconsejan también que, antes de la misma, el médico cuente con las pruebas necesarias: electrocardiograma, analíticas de sangre y orina, placa de tórax y, en algunos casos, ecografías y mamografías.

El impacto de la crisis

Por otro lado, este experto ha lamentado que "la crisis haya afectado a las cirugías grandes" y, en este sentido, ha puesto como ejemplo que las personas prefieran ahora las intervenciones quirúrgicas locales, como una cirugía de párpados.

En concreto, el aumento de pecho, "con la crisis, ha descendido mucho", ha reconocido Chamosa Martín, quien achaca este fenómeno a su elevado precio -solamente los costes de las prótesis ascienden a 1.000 y 1.500 euros-.

"Lo que no ha bajado son las infiltraciones de grasa", señala el presidente de la SECPRE al tiempo que reconoce que se trata de "una técnica que no está todavía conseguida". Y, de este modo, ha asegurado que la permanencia de la grasa en el cuerpo, con el paso del tiempo, ronda el 50%, un porcentaje más bajo si es en el rostro (33%). "Estamos en la década de los injertos de grasa", apostilla.

El presidente de la SECPRE asegura que, al año, se realizan unas 150.000 intervenciones quirúrgicas con fines estéticos. No obstante, "no somos el país con más intervenciones de Europa".