Está usted en: Divulgación sanitaria -> Investigación

Puede ayudar a la cicatrización

Una proteína puede ser clave para la psoriasis y la atención a las heridas

La psoriasis es un trastorno autoinmunitario en el cual las células cutáneas proliferan sin control. En algunas heridas difíciles de cicatrizar, el problema es simplemente lo opuesto: las células cutáneas restauradoras no crecen bien o con la rapidez suficiente. En el número del 21 de junio de 2012 de Immunity, investigadores de la Escuela de Medicina de la University of California en San Diego describen una molécula que puede originar nuevos tratamientos para los dos problemas.

Un equipo internacional de científicos dirigidos por el investigador principal Dr. Richard L. Gallo, PhD, profesor de medicina y jefe de la división de dermatología de la University of California en San Diego, analizó las biopsias cutáneas de pacientes con y sin psoriasis, así como la piel de ratones con psoriasis y con heridas en sus lomos. Descubrieron que una molécula llamada proteína derivada de islotes en regeneración 3-alfa (REG3A) se expresa en alto grado en las células cutáneas durante la psoriasis y la cicatrización de las heridas, pero no en condiciones de piel normales.

En pruebas realizadas en ratones, investigadores descubrieron que la inhibición de REG3A lentificaba la cicatrización de las heridas pero despejaba la psoriasis, la cual se suele caracterizar por placas de inflamación y piel blanca descamada.

Los científicos también señalaron que REG3A actúa junto con la interleucina-17 (IL-17), una proteína del sistema inmunitario que participa en la señalización de la cascada que hace que las células cutáneas se multipliquen en cantidades excesivas. «La IL-17 se une a receptores en las células cutáneas y produce la expresión de REG3A, la cual luego se fija a otra proteína en el interior de las células que favorece el crecimiento celular», dijo el primer autor, Dr. Yuping Lai, PhD, profesor de microbiología e inmunidad de la Universidad Normal de China Oriental en Shangai.

Gallo dijo que el descubrimiento de la doble función de REG3A proporciona una nueva diana para diferentes tratamientos.

«Un fármaco que inhibe la expresión de REG3A podría representar una forma más específica de tratar la psoriasis sin los problemas de la inmunodepresión sistemática que conllevan los tratamientos actuales. A la inversa, un fármaco que estimula o que se parece a la REG3A podría fomentar el crecimiento celular y mejorar la cicatrización de las heridas».